portadaHoy en día, los negocios se enfrentan a una competencia cada vez más numerosa y mejor preparada. Los medios electrónicos y las redes sociales, nos permiten comunicarnos y expresar nuestras experiencias, ya sean buenas o malas. Y se vuelve necesario incorporar las mejores prácticas, o en este caso, dejar de lado algunas que resultan perjudiciales para las marcas.


Te compartimos las 5 cosas que no debes hacer, ya que de lo contrario tu negocio sufrirá las concecuencias.


1. No aceptes tarjetas bancarias

Una de las políticas más frustrantes es el molesto condicionamiento al pago con tarjetas de crédito o débito, por ejemplo: “si no compra más de x cantidad, no puedo aceptarle tarjeta”. La bancarización es un fenómeno irreversible en nuestros días. Inclusive, se están experimentando nuevos mecanismos de pago a través de celulares y otros dispositivos móviles. El no cobrar con tarjeta bancaria tiene implicaciones más allá de pagar comisiones o impuestos: te hace perder clientes. Estos clientes podrían haber comprado una y otra vez en tu establecimiento, generándote un ingreso mayor por compras recurrentes o clientes referidos. Ofrece a las personas siempre todos los mecanismos de pago posibles. Entre más opciones de pago tengas, menos objeciones presentará el cliente al momento de decidir su compra, y más venderá tu negocio; entre menos opciones de pago, menores serán sus compras y menores tus ingresos.

2.Emplea a tu enemigo

Muchas personas hacen una mala elección de la gente que atenderán a los clientes. Y es que, cualquier individuo que por razones del puesto deba tratar con la clientela debe tener un perfil  orientado a las personas es decir, le debe gustar tratar con la gente y servir a los demás. Ahora, hay personas que no tienen actitud de servicio y esto no está mal, simplemente no son los adecuados para este tipo de puestos. ¿Cuántas veces te ha sucedido que una persona a cargo de algún establecimiento no saluda al entrar, hace poco contacto visual, no sonríe y hasta parece que no quiere que compres nada para no incomodarlo? Este tipo de personas alejarán a tus clientes rápido, muy rápido. 

3. Genera inconsistencias entre tus sucursales

La idea de contar con múltiples sucursales va más allá de la generación de ingresos, sino darle al consumidor más ubicaciones para adquirir tus productos, según su conveniencia. Sin embargo, al tener varios puntos de venta pueden existir inconsistencias que confundan o molesten al cliente, entre ellas:

  • No vender los mismos productos en todas las sucursales
  • No respetar las horas de apertura y cierre
  • Tener diferente calidad en los productos o una experiencia de compra distinta
  • Precios dispares en sucursales de la misma plaza

El modelo de franquicias, que es uno de los modelos de negocios más exitosos en nuestros tiempos, le da gran importancia a la estandarización en los productos, a la imagen del local y a la experiencia de compra, buscando que estas no varíen entre sucursales. Muchas marcas han confirmado que mantener la experiencia en todas las ubicaciones es un factor clave del éxito: mismo producto y misma experiencia, aquí y en China.

4. No hagas publicidad

No pienses que el producto se vende sólo y que hacer publicidad es repartir volantes a la redonda o pegar panfletos en los postes... eso es muy del siglo pasado. La competencia a la que nos enfrentamos en nuestros días nos obliga a diferenciarnos de los demás, a destacar entre la multitud haciendo cosas diferentes. Todos los negocios necesitan mercadotecnia y publicidad. Hoy en día, un local abierto al público debe invertir en mejorar la imagen de su local comercial, hacer campañas, establecer fidelización de marca y sobre todo, en utilizar al máximo los medios electrónicos y el Internet: redes sociales, publicidad en dispositivos móviles, videos en YouTube, entre otras cosas. Recuerda que hacer publicidad pagará con creces y no hacerlo… también.

5. Dile siempre que “NO” a tu cliente

No estará a tiempo, No quedó bien, No se va a poder, No lo tenemos disponible, No lo pudimos conseguir... cada vez que dices “NO” estás matando a tu negocio, cliente por cliente. Todos los consumidores buscamos ser atendidos con amabilidad, prontitud y profesionalismo. Queremos sentirnos satisfechos con los servicios que adquirimos, felices si es posible. Tener a la mayoría de los clientes satisfechos no es tan difícil aunque a veces lo parezca. La forma de hacerlo es crear procesos estandarizados en todas las áreas clave del negocio, que eviten problemas, aseguren la calidad de nuestros productos y garanticen experiencias positivas, vez tras vez.

No hay duda de que el futuro pertence a las mejores empresas, aquellas que apliquen las mejores prácticas. Y es que con tanta competencia, lo mejor es sumarse a estas nuevas forms de negocio que son más proactivas y van de la mano de la tecnología. ¡Sabemos que tu puedes #MujerEmprendedora, te deseamos toda la suerte del mundo!