Existen dos elementos fundamentales que condicionan el éxito profesional: la experiencia adquirida, y con esto nos referimos a las habilidades, conocimientos y atributos profesionales.

Y la conducta observable, o sea el comportamiento, la actitud atenta y acomedida, y el siempre buscar ayudar. 

Por lo tanto, la dosis perfecta de cada uno, traerá como resultado una mejor calidad en tu trabajo y un mejor desempeño, y muy posiblemente un aumento en tus ganancias.

A continuación te presentamos los pilares con que tu negocio tendrá el éxito asegurado.

Valores

Son las cosas que nos son negociables, en las que creemos, representan los principios o las bases culturales sobre las que se va a regir nuestra empresa; es decir, el alma de nuestro negocio. Si no se definen los valores que se van a seguir, por más pequeña que sea una empresa, se irán dando tumbos a través de la vida empresarial, y hará falta una guía. 

Igual de importante, la misión de la empresa es la razón de ser del negocio; se debe definir para qué existen, independientemente del tiempo que pase de aquí a 10, 15 o 20 años. Qué es lo que se va a hacer y cuál es el papel en la sociedad y en la comunidad empresarial. 

Finalmente, la visión empresarial involucra una definición de hacia dónde se va, hasta dónde se pretende llegar, y cómo quieres ser visto de aquí a 5 o 10 años. 

Entonces, los valores que nos guían conllevan la misión, o sea la razón de ser, de porqué estamos aquí, y una definición gradual de la visión empresarial que nos va a llevar a convertirnos en lo que queremos ser. 

La pirámide de la coherencia

Si quieres realmente enfocarte hacia el futuro y obtener los resultados que ansías, piensa en esto: En primer lugar, visualiza tu vida como una pirámide en cuya base están tus valores, las cosas que son importantes para ti y la visión de lo que quieres conseguir en tu vida. Hablemos de un periodo de aquí a 5 años, por ejemplo. Entonces la base de la pirámide de la coherencia son tus valores y tu visión, posteriormente esas metas dividelas en proyectos, ya con fechas más específicas. Entonces es factible definir actividades diarias, muchas veces comienzas el día y no sabes qué hacer, pierdes el tiempo o terminas cansado con una sensación de productividad. Es porque no estás coherentes con una definición de tu futuro. 

Usando la Ley de la Atracción


¿Qué método puedo recomendarte para activar y vivir la Ley de la Atracción? 

En primer lugar haz diariamente tus afirmaciones positivas: Frases cortas de logro y de éxito habladas en tiempo presente, sobre qué quieres ser. 

En segundo lugar, el hábito de agradecer todos los días: Por lo menos tres veces a alguien, por cualquier detalle que tengan contigo. Visualizar tu futuro cada día, qué es lo que quieres lograr, enamórate de esa idea y da pasos diarios para llegar a ello. 

En tercer lugar: El hábito de meditar o rezar a diario por lo menos un minuto será reconfortante. La recomendación es tener firmeza en tus propósitos y creer en tus propios sueños, todas las maravillas que vemos alrededor. Fueron creadas por el hombre, nacieron del sueño de alguien que no se dejó vencer por el pesimismo de los demás. 

Enfócate en lo positivo, recuerda la frase: “Tú decides como quieres ver tu mundo, tú pones el color a los cristales de tus lentes con los que observas tu vida y el universo”. 

Finalmente, la última recomendación es vivir en un estado positivo y de gratitud constante que sembrará en ti mismo, y en los demás, aquella esperanza y optimismo que tú quieres para tu vida futura. 

Así que, sin más, no te limites y corre a vivir la experiencia de emprender tu propio negocio. ¡Ya nadie te para #MujerEmprendedora!